¿Por qué mi perro… trata de huir?

¿Qué significa que mi perro salga corriendo cada vez que tiene la oportunidad? Seguro que te habrás hecho esta pregunta si tu perro a puesto a prueba tu capacidad física más de una vez, porque haya salido disparado cuando has abierto la puerta de casa.

Hace poco publicaron el análisis de dicha conducta realizada por el profesor  Sharon Crowell de la universidad de Georgia. En él explicaba que “cuando los perros se escapan, podría significar que en realidad no son del todo felices en casa. No es necesariamente que estén tristes en el hogar, sino que pueden necesitar más actividad, explorar y descubrir cosas”.

Es cierto que en ocasiones al disponer de poco tiempo cuando sacamos a nuestro perro lo privamos de hacer más ejercicio, de corretear y explorar un poco. Y es que a muchos nos pasa que salimos esperamos 1 minuto a que haga sus necesidades y volvemos rápido a casa. Es normal por tanto que a nuestro perro le sepa a poco y necesite más  movimiento.

No todos los perros necesitan lo mismo

Cada perro tiene sus necesidades, marcadas por su carácter, su edad y su raza. Puede que teniendo varios perros en un mismo hogar, observemos que cada uno actúa de forma distinta. En ello influye mucho las características del perro, por ejemplo si se trata de un Bulldog probablemente no sea de los que sale corriendo nada más abrir la puerta de casa,  puesto que  no tienen unas características físicas  de atletas caninos 😉 , además tienden a ser hogareños y muy poco activos. El profesor Crowell señala la importancia de la socialización del perro desde su etapa de cachorro, estimularle a jugar en casa y sacarlo a pasear a menudo y hacer ejercicio.

Juegos tan básicos como tirarle la pelota y que la traiga los estimulan mucho, manteniéndolos activos y entretenidos dentro de casa. Es probable que muchos lo hayáis intentado alguna vez y hayáis observado como al tirarle la pelota  no le hacía nada de caso En mi caso el yorkshire terrier que tengo en casa comenzó a jugar con ella porque lo premiaba con chucherías de ternera que le compraba en el supermercado. Desde entonces su mayor hobbie es esperar a que llegue visita a casa, para llevarle la pelota y jugar un rato. El pobre sabe que nosotros ya nos hemos cansado un poco del juego …

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *