San Bernardo

Orígenes de la raza

Los San Bernardos son unos de los perros más reconocidos debido principalmente a su presencia en el cine. Son originarios de los Alpes. Fueron criados junto a otros mastines en un hospicio fundado por monjes en el monte St. Bernhard, para la guardia y vigilancia pero también para el rescate de viajeros perdidos.

perro san bernardo durmiendo

Sus antepasados fueron el mastín de los Alpes, el dogo del TIbet, el terranova y el gran danés.

Características del San Bernardo

Los San Bernardos son de tamaño gigante con una musculatura fuerte. Su cabeza es muy grande y robusta, bien proporcionada con el cuerpo, con un hocico corto, más ancho que largo, y una trufa redonda, con los orificios nasales bien abiertos y en color negro al igual que sus labios.

tres cachorros de san bernardo en un cubo de madera

Los ojos son de tamaño medio y en color oscuro. Las orejas son de tamaño medio (en relación con su cabeza) y están caídas.
Podemos encontrarlos con dos tipos de pelo, el rugoso y el suave, siendo ambos muy densos y en colores blancos con manchas canela, rojos, caobas, pintos o negros, todas con distintas combinaciones. Con máscara blanca en la cara.

Los San Bernardos son buenos perros para la vigilancia, pero también para el rescate y la búsqueda de personas.

Carácter del San Bernardo

Los San Bernardos tienen fama de poseer un carácter calmado y paciente, y así puede ser, pero mediante mucho trabajo en casa; no nos podemos dejar llevar por el mito y pensar que cuando llega un cachorro debido a su instinto ya está todo el trabajo hecho.

macho san bernardo tumbado en la nieve

Son muy juguetones de pequeños y por su tamaño pueden ser más destructivos en el hogar que otras razas, así que hay que estar atentos a sus andanzas.
Les encanta estar dentro de casa, recibiendo atenciones de la familia, y son muy sensibles al calor, así que si vive en en clima caluroso tendrán que estar preparados para tenerlos en casa con aire acondicionado, babean y a veces roncan bastante.
Tienen un nivel de energía medio, así que con un par de paseos tranquilos diarios tendrán bastante.

Cuidados de un San Bernardo

Lo primero que vemos en este perro es su gran tamaño; el San Bernardo es un perro que necesita espacio para estar. No es aconsejable tenerlo en un lugar reducido, como un piso o apartamento, ya que solamente para estar tumbado necesita un buen espacio. Además es un perro que babea bastante, así que puede manchar en casa.

  • Debemos darle el ejercicio que necesita; es cierto que no es de las razas más activas, pero sí que necesitan una dosis de ejercicio que hay que proporcionarles, por lo que tendremos que sacarlo al menos un par de veces al día para que haga sus necesidades y queme energía.
  • Es importante socializarlo desde cachorrito, ya que al ser un perro tan grande y potente no podemos permitir que se vuelva celoso o caprichoso. Debemos ponerle en contacto desde muy joven con personas, perros, otros animales,… para que crezca equilibrado y nos respete como los líderes de su manada. Hay que marcarle límites con firmeza y paciencia para que entienda que quien manda somos nosotros y él debe obedecernos.
  • No le gusta demasiado estar solo, así que no es bueno dejarlo por mucho tiempo.
  • san bernardo sonriendo en el campo

  • El San Bernardo puede ser un perro caro de mantener, sobre todo debido a lo mucho que come. Debemos controlar su dieta para que no coma en exceso, especialmente durante su desarrollo; el sobrepeso le puede afectar muy negativamente, provocándole problemas de salud como la displasia de cadera o codo.
  • No es conveniente tener un San Bernardo si vivimos en un sitio cálido, ya que no se encuentran cómodos con temperaturas altas. Son perros con un pelaje grueso que han evolucionado en climas muy fríos y es ahí donde se sienten bien. Con calor lo pueden pasar mal y es mejor no exponerlos.
  • Junto a estas puntualizaciones, también los cuidados clásicos: cepillado frecuente, teniendo en cuenta que sueltan bastante pelo, y limpieza de boca, oidos y ojos, retirándoles las legañas.