Spitz japonés

Spitz japonés

Orígenes de la raza

Es originario de Japón; la teoría más plausible dice que desciende del Samoyedo nativo de Siberia, pero no está claro, sobre todo por su pequeño tamaño.

Carácter del  Spitz japonés

El spitz japonés es un perro inteligente, activo y juguetón que se lleva bien con niños y con otras mascotas. Tiene instinto guardián y puede realizar muy bien labores de vigilancia; eso sí, para que no sea excesivamente ladrador debe tener un líder firme y consistente que le marque sus límites y le haga sentir seguro. Le gusta jugar y estar con su familia, pero también es un poco independiente. Se dice que es un perro grande en el cuerpo de un perro pequeño, debido a su carácter noble y vigilante. Es un perro muy inteligente que aprende rápido y que disfruta con juegos o pruebas de agility; a la vez no es un perro muy nervioso en casa (siempre que esté bien ejercitado), de modo que puede ser un excelente compañero para cualquier familia. A pesar de su bella apariencia no requiere demasiados cuidados, bastará con cepillarlo una vez por semana, excepto en época de muda, que se recomienda cepillarlo diariamente con un peine metálico para retirar el pelo muerto, aunque tampoco es obligatorio.

Cualidades de esta raza

Buen carácter y facilidad para la convivencia.

Colores del  Spitz japonés

Sobre la raza:Spitz japonés

El spitz japonés es un perro mediano que se caracteriza por su manto largo y de color blanco puro. Tiene una subcapa de pelo suave y denso, y una capa de pelo largo y blanco en todo el cuerpo, excepto en la parte delantera de las patas anteriores y en la trasera de las posteriores. La cabeza es proporcionada, con un hocico que se estrecha hacia el final, la trufa negra, los ojos de forma ovalada y color oscuro, y las orejas pequeñas, triangulares y erguidas. La cola es bastante peluda y la lleva enrollada sobre la espalda.

Características de la raza
Spitz japonés