Dingo

Orígenes de la raza

El Dingo fue llevado a Australia por los primeros pobladores humanos y allí se desligó de ellos y se abrió camino como perro salvaje. Durante muchos siglos ha vivido sin domesticar y aún hoy continúa así. Se cree que es la raza pura más antigua que existe gracias a que vivió durante miles de años aislado como único perro del continente australiano.

Carácter del  Dingo

El Dingo es un pero salvaje, es decir, que no se ha domesticado, al menos del todo. Existen granjas que lo crían tratando de mantener la línea de pura raza. No se exportan fuera de Australia (excepto para zoológicos). Si se quiere domesticar un Dingo debe adoptarse antes de las 6 semanas de vida ya que después resultará casi imposible. Son perros que viven en manada y que han conseguido sobrevivir así hasta hoy gracias a la inmensidad del territorio australiano, en el que durante siglos han cazado sin competencia de otros depredadores, y gracias al que han podido mantenerse lejos de las poblaciones humanas, Cazan casi siempre solos o en pequeños grupos. Se dice que un Dingo domesticado puede ser extremadamente inteligente y obediente, pero son escasos los testimonios ya que la ley australiana prohíbe el Dingo como animal de compañía.

Cualidades de esta raza

Es una raza única en el mundo, aunque no lo podremos tener como mascota.

Colores del  Dingo

Sobre la raza:Dingo

Es un perro mediano y ágil, con aspecto de lobo pequeño, habituado a la vida salvaje en manada. Tiene varias características propias que lo diferencian de otras razas de perro: apenas ladran sino que aúllan, tienen la dentadura similar a la de los lobos, no tienen espolón y además sus hembras sólo tienen un celo al año. Sin duda son perros excepcionales y únicos. Tienen los ojos en colores entre naranja y amarillo y las orejas triangulares y erectas. El pelaje es corto y de colores amarillo, leonado, casi blanco o casi negro; además tienen las pezuñas claras y el extremo de la cola blanca.

Características de la raza
Dingo