Mastín napolitano

Orígenes de la raza

Los mastines europeos descienden de los mastines tibetanos. El mastín napolitano fue criado para utilizarlo en la guerra y en los espectáculos romanos.

Carácter del  Mastín napolitano

El mastín napolitano es muy dominante por naturaleza así que no es un perro apto para todas las familias. Necesita muy buen adiestramiento y socialización desde cachorro, con mucha constancia y liderazgo. Son inteligentes, valientes, leales con sus dueños y cariñosos con otros miembros de al familia siempre que estén bien socializados. Es muy importante el entrenamiento de obediencia ya que debido a su gran tamaño nos pueden llevar a problemas si no podemos controlarlos en momentos determinados. No es recomendado para la convivencia en espacios pequeños por su gran tamaño y porque babean muchísimo, sobre todo cuando acaban de beber agua o cuando hace mucho calor.

Cualidades de esta raza

Los mastines napolitanos tienen instinto de protección, así que serán estupendos perros guardianes.

Colores del  Mastín napolitano

Sobre la raza:Mastín napolitano

El mastín napolitano es un perro robusto, fuerte y vigoroso. Quizás lo más característico de su apariencia son sus arrugas en su inmensa cabeza con papada bastante caída. El hocico es 1/3 de la cabeza. La nariz, como todo en su cabeza, también es muy grande y al igual que sus ojos de distintos colores dependiendo del color del manto. Las orejas están caídas. El pelaje es denso, liso y corto. Puede ser de color gris, negro, chocolate, azulado, caoba o leonado.

Características de la raza
Mastín napolitano