Presa canario

El presa canario es una raza de perro originaria de las Islas Canarias, España. Conocido por su temperamento fuerte, su fortaleza física y su aspecto temerario, este perro es un excelente compañero para propietarios que necesitan de un guardián nocturno.

Aunque es una mascota equilibrada, confiada y muy leal con sus dueños, el presa canario es considerado una raza potencialmente peligrosa. Sin embargo, más allá de la mala prensa en contra de esta raza, es importante aclarar que su comportamiento dependerá en gran medida de que sea entrenado y socializado durante sus primeras semanas de vida.

Orígenes del Presa canario

Los primeros registros de perros similares al presa canario actual datan del siglo XV y XVI, cuando los conquistadores españoles llevaron a numerosos perros tipo mastín a la región canaria. Se cree que el desarrollo de esta raza fue producto de un cruce entre el Alano Español, el extinto Bardino Majorero, y algunos mastines ingleses, entre otras razas. El objetivo de estos cruces era crear un perro de trabajo valiente, leal y fuerte.

presa canario macho atigrado

Durante el siglo XVII, la presencia de comerciantes y colonos ingleses aumentó en el archipiélago, y con ellos, llegó la tradición británica de utilizar a los perros para combates “deportivos”. Normalmente, estas peleas fueron protagonizadas por perros bulterrier o bulldogs traídos por los ingleses.

A medida que los combates de perro aumentaron en la región, se establecieron grupos de selección de los perros con mejores condiciones físicas para las peleas. Desde una perspectiva integral y funcional, el presa canario fue elegido como el mejor ejemplar para este propósito.

En 1940,  se prohibieron las peleas de perro en España, y el presa canario comenzó a desaparecer como raza y estuvo a punto de la extinción. Esta situación también respondió al hecho de que llegaron nuevas razas al país, mucho más populares para la vida doméstica. Mientras que el Dobermann Pinsher y el Pastor Alemán representaron la opción más adecuada para las familias, el presa canario fue aislado al trabajo en granjas y a la protección de propiedades.

En 1970, la situación cambió y el interés en el presa canario comenzó a incrementarse nuevamente. Los criadores y aficionados de la raza se propusieron rescatarla para convertir a este perro en ejemplar menos agresivo, confiado, extrovertido y fuerte. La idea era crear una mascota de protección, pero también un animal de compañía.

Más adelante, en 1982, se creó un club de criadores en las Islas Canarias que contó con el reconocimiento de la Real Sociedad Canina de España (RSCE). En abril de 1991, el Gobierno de Canarias promulgó una ley donde establece al presa canario como símbolo natural de las Islas Canarias.

 

Características del Presa canario

  • Tamaño: 56-71 cm.
  • Peso: 38-59 kg.
  • Esperanza de vida: 9-11 años.
  • Grupo: perro de trabajo.

El presa canario es un perro tipo moloso de imponente musculatura y tamaño moderadamente grande. Debido a su constitución física, es clasificado dentro del grupo de perros de trabajo de la Federación Cinológica Internacional (FCI).

Visto de perfil, su cuerpo es más largo que alto, con la grupa ubicada a una altura superior con respecto a su espalda. El cuello del perro es grueso y musculoso, con el pelaje levemente suelto a la altura de la garanta. Los hombros son musculosos, pero se muestran relajados. Las patas delanteras son poderosas y muestran una buena estructura ósea.

El pecho es considerablemente ancho y profundo. Las hembras suelen tener el cuerpo más largo y las costillas un poco más escondidas que los machos. La espalda del presa canario es fuerte, pero su lomo no posee tanta masa muscular es más bien corto. Las costillas se arquean y caen hasta los codos. Sus pectorales están bien formados.

cachorro presa canario

Los ejemplares de esta raza tienen patas bien formadas, con almohadillas compactas, correctamente desarrolladas y uñas que coinciden con el color del pelaje. Buena parte de la resistencia del perro está impulsada por su pata felina o pata de gato, un diseño de pie común en perros. La cola se ubica a una altura moderada y es más gruesa en la base que en la punta. Es normal ver la cola hacia abajo cuando el perro está relajado, y erecta cuando se encuentra en estado de alerta.

Su cabeza es ancha y grande (perro braquicéfalo), con un surco profundo. La mandíbula es fuerte y de menor longitud que el cráneo, con una mordida de tijera inversa. El hocico se acorta ligeramente en las proximidades de la nariz, mientras que el puente es recto y plano. Los labios son de grosor y pronunciación moderadas, generalmente de color negro. Vistos desde frente, los labios del presa canario dan la impresión de formar una “V” invertida cuando se unen.

Sus ojos tienen forma ovalada, su tamaño es de mediano a grande, y suelen ser de colores oscuros que coinciden con el pelaje. Las orejas se ubican por encima del nivel de los ojos, son de tamaño mediano y caen sobre la cabeza.

El pelaje del presa canario es de una sola capa, grueso y duro al tacto. En la zona posterior de las patas traseras y en la cruz el pelo suele ser más largo que en las demás partes del cuerpo. Los colores pueden ser negro, cervato (colores marrones), rojo cervato, colores tostados o amarillentos y el negro atigrado.

La cara de los perros de esta raza es de color negro o marrón oscuro. Sin embargo, esta “máscara” no debe mostrarse por encima de los ojos. Algunos ejemplares pueden tener una especie de parche de color blanco en el pelaje de la cabeza, el pecho, la garganta y las patas.

macho de presa canario

Carácter y comportamiento

Son cariñosos y dóciles. Tienen un fuerte instinto de guarda y siempre están alerta por si tienen que defender a los suyos. Necesitan un buen adiestramiento para aprender que ellos no son líderes de la manada, sino que lo es su dueño. Esto es importante con perros tan fuertes, ya que pueden ocasionar problemas si son mal educados; en cambio si se les socializa bien desde pequeños y se les adiestra adecuadamente serán excelentes compañeros.

cachorro presa canario negro y blanco con 3 meses

El presa canario estará feliz de sentirse involucrado en todo lo que sucede a su alrededor. Recuerda que es un perro de trabajo y, como tal, puede volverse muy temperamental si se le aísla de los demás miembros de la familia y cualquier visitante. Es natural ver a un presa canario desconfiado cuando hay desconocidos en la casa, ya que es un perro guardián por instinto.

Si se presenta alguna amenaza, este perro actuará con determinación y no dudará en demostrar su agresividad si se siente expuesto a cualquier peligro. El presa canario no se conoce por ser un perro que ladre excesivamente, pero se hará notar cuando detecte algún comportamiento extraño alrededor de tu hogar.

Incluso con la socialización adecuada, este perro puede mostrar comportamientos agresivos con perros del mismo sexo. Los machos son más intolerantes que las hembras y no les gusta compartir, por lo que no se recomiendan para familias con otras mascotas, especialmente si son pequeñas.

En situaciones normales, es una mascota de buena voluntad y muy respetuoso. Suelen ser afectuosos en compañía de sus propietarios, y pueden desarrollar ansiedad por separación si se les deja solos demasiado tiempo. Por esta razón, son mascotas que se adaptan mejor a personas que trabajen desde casa o familias donde al menos uno de los miembros permanezca en el hogar.

ejemplar de la raza presa canario

Adiestramiento y socialización de un Presa canario

Debido a su gran tamaño y su fuerza, el presa canario es un perro que requiere de entrenamiento temprano para comprender su lugar dentro del hogar. De lo contrario, puede volverse testarudo y asumir el rol de perro alfa. Por esta razón, esta raza no es recomendable para propietarios que no tengan experiencia en el manejo de las necesidades de un perro dominante.

El entrenamiento debe comenzar a partir de la octava semana de vida del cachorro, o tan pronto como sea llevado a su nueva casa. Las primeras clases deben enfatizar los límites dentro del hogar, es decir, todo lo que el perro no debe hacer. Es probable que el presa tenga episodios de desobediencia a lo largo de su desarrollo, por lo que el entrenamiento debe ser consistente. Solo de esa forma, la mascota entenderá lo se espera de ella.

Una vez que el presa canario entiende las expectativas de su dueño y se establecen en el hogar, la creación de lazos afectuosos será sumamente fácil. Un perro unido a su familia se convertirá en un guardián envidiable. Con los niños puede ser muy afectuoso, pero debes siempre supervisar sus interacciones. Debido a su fuerza, el presa puede golpear muy fácilmente a un niño pequeño, aunque no tenga intención de hacerlo.

presa canario atacando

Con respecto a la socialización, es de crucial importancia introducir todo tipo de situaciones, personas, ruidos, experiencias y otros animales en la vida de tu mascota. Esto no solo les permitirá crecer felices, sino que también los convertirá en perros tranquilos y extrovertidos. Es importante considerar que, gracias al instinto protector del presa, no importa el nivel de socialización al que lo expongas, siempre se comportará como un perro protector y odiará cualquier comportamiento inusual en las cercanías del hogar. Es algo inevitable, porque está en sus genes.

Los perros de esta raza son sumamente inteligentes, por lo que necesitan tener la mente siempre ocupada. En este sentido, asegúrate de regalarle objetos, juguetes y cualquier cosa que los mantenga distraídos, además de garantizar una cantidad adecuada de ejercicio al día.

Si no recibe herramientas para entretenerse ni suficiente actividad física, es probable que tu perro comience a mostrar señales de aburrimiento, que posteriormente se convertirán en conductas indeseadas y destructivas dentro del hogar. En caso de que esto ocurra, debes comprender que se trata de una manera de drenar el estrés, y no precisamente porque sea un perro malo o travieso.

Cuidados de la raza

  • El pelaje del presa canario es rústico y no suele mudar excesivamente. Una rutina de cepillado semanal será suficiente.
  • Revisa sus orejas por lo menos una vez a la semana y asegúrate de limpiarlas con un paño húmedo.
  • Debido a su gran energía, el perro necesitará un paseo de 40 a 60 minutos al día. Puedes dividir este tiempo en dos o tres sesiones de actividad.
  • Estimula su mente con juegos.
  • Consulta con tu veterinario cuál es la mejor dieta para tu cachorro según su peso y tamaño.

Finalmente, ten en cuenta que este perro prospera en lugares espaciosos y cómodos, como casas con jardín y zonas rurales. El sentido común será tu mejor aliado en el cuidado de esta raza, y estamos seguros de que tendrás en cuenta todos estos aspectos para ofrecerle la calidad de vida que necesita.

Problemas de salud propios del Presa canario

Con los cuidados y el estilo de vida adecuados, el presa canario tiene una esperanza de vida de 9 a 11 años. Esta raza es conocida por sufrir de algunos trastornos de salud de carácter hereditario que debes tener en cuenta si estás pensando en convertir a uno de estos perros en un miembro de tu familia. Las enfermedades que pueden afectar a esta raza son:

presa canario atigrado

Displasia de cadera

Es una enfermedad hereditaria caracterizada por el desarrollo anormal de la articulación de la cadera, lo que evita que el animal camine adecuadamente y provoca dolor. La condición es transmitida de la madre a sus cachorros, y puede convertirse en artritis si el animal no recibe tratamiento. En algunos casos, la displasia no se presenta hasta que el perro tenga dos años de edad.

La afección puede ser tratadas con medicamentos para el dolor, terapias de rehabilitación y cirugía correctiva. Sin embargo, la intervención quirúrgica no es exitosa en todos los casos.

Displasia del codo

Al igual que la displasia de cadera, esta enfermedad es de carácter hereditario, y consiste en el desarrollo inusual de las estructuras del codo (el hueso y el cartílago). Estas estructuras empeoran de manera progresiva a medida que el perro llega a la madurez y suelen provocar una marcha extraña en la que el animal mueve la cabeza. Al ser una afección de las patas delanteras, la cojera es más difícil de identificar.

La displasia de codo puede ser tratada con medicamentos, terapias de movimiento y, en algunos casos, cirugía.

Osteocondritis disecante

Es una condición que provoca una necrosis en los cartílagos de los huesos largos del perro, produciendo dolor intenso y dificultad de movimiento. El síntoma más usual es la cojera de una o ambas extremidades al apoyarse. Aunque es una enfermedad hereditaria, algunos perros pueden desarrollarla por sobrepeso, descompensación de calcio o a causa de traumatismos. La osteocondritis es más común en machos.

El tratamiento quirúrgico suele ser la mejor opción para mejorar la calidad de vida del perro, y su eficiencia dependerá de un diagnóstico temprano.

Entropión

Es una enfermedad en la que el párpado inferior se enrolla en dirección al ojo, provocando que las pestañas del perro hagan fricción constante con la superficie del ojo. En algunos casos, el párpado superior también puede verse afectado. El entropión puede producirse en uno o ambos ojos, y los síntomas de la enfermedad incluyen parpadeo constante, dolor agudo e inflamación del ojo.

El perro suele entrecerrar los ojos la mayoría del tiempo debido a la incomodidad que le produce el roce. Además, la fricción constante entre el párpado y la superficie del ojo puede conducir a una úlcera corneal. Por ello, es importante llevar a tu mascota al veterinaria ante las primera señales anormales. La cirugía correctiva suele ser el mejor tratamiento para esta afección.

Hipotiroidismo

Es una enfermedad que se produce debido a la incapacidad de la glándula tiroides de producir suficientes hormonas tiroideas, las cuales son esenciales para una correcta función metabólica del organismo. Se trata de una las condiciones más comunes en perros y, aunque puede producirse por múltiples razones, el presa canario la adquiere por herencia genética.

El hipotiroidismo se presenta a través de un amplio paquete de síntomas, por lo que su diagnóstico no es precisamente el más rápido. A pesar de que los síntomas que te mostraremos a continuación no son indicativos de esta enfermedad, son los más comunes cuando un perro presenta esta enfermedad. Por ello, debes estar atento si tu perro presenta algunas de las siguientes señales:

  • Aumento de peso sin motivo aparente.
  • Debilidad y fatiga al caminar.
  • Resequedad y opacidad en el pelaje.
  • Desprendimiento inusual del pelaje (alopecia).
  • Desarrollo recurrente de infecciones.
  • Sensación de frío constante, aún en climas cálidos.

Si notas alguno de estos síntomas, no dudes en acudir al veterinario de inmediato. El hipotiroidismo no tiene cura, pero es posible manejar la enfermedad con tratamiento. Las terapias hormonales han demostrado ser la mejor alternativa para garantizar para mejorar la calidad de vida del perro.

Sarna demodécica

También conocida como demodicosis canina, es un tipo de sarna común en perros. Se trata de una enfermedad parasitaria ocasionada por el demodex folliculorum, un ácaro que habita en los folículos del pelo y los poros. Suele presentarse en sistemas inmunes deficientes, por lo que no distingue entre perros adultos y cachorros.

Los síntomas de la sarna demodécica incluyen el enrojecimiento de la piel, picazón, letargo, fiebre y pérdida del pelaje, especialmente en la cabeza, hocico, los alrededores de los ojos y las extremidades delanteras.

Torsión gástrica

Es una condición que afecta a la mayoría de razas de perros grandes, y se caracteriza por la incapacidad de los ligamentos del estómago de soportar la dilatación del estómago. En consecuencia, el perro se ve incapacitado para expulsar los alimentos y el estómago se dilata. Cuando el perro intenta vomitar, el estómago se retuerce y obstruye el acceso a los intestinos y el esófago. Además, el suministro de sangre hacia el estómago se ve interrumpido, lo que impide el correcto funcionamiento de otros órganos.

La torsión gástrica es una afección grave que puede acabar con la vida del animal en menos de una hora, por lo que se recomienda acudir al veterinario si notas que tu mascota presenta dificultad para vomitar, náuseas, inquietud y salivación en exceso después de comer.

Si tu presa canario es una mascota ansiosa a la hora de la comida, será importante supervisar su alimentación y fraccionar las porciones. Además, debes evitar que el perro beba mucha agua después de comer, y evitar que se alimente luego de una actividad física considerable.