Entrenando órdenes básicas con un perro

Entrenar a un perro es un reto que supone transmitirle lo que queremos que haga y conseguir que nos obedezca. Es un proceso que puede ser complicado, aunque dependerá del perro, ya que algunos tienen más facilidad que otros para aprender. Para que el entrenamiento tenga éxito es fundamental responder siempre de la misma manera a la misma situación: sólo si somos constantes y firmes el perro entenderá qué es lo que queremos que haga, y si ha aprendido que debe hacerlo, nos obedecerá.

 

Para ello es importante practicar cada día y si lo hacemos bien al final veremos cómo el perro nos entiende y nos obedece, y esto hará que haya valido la pena el tiempo y el esfuerzo dedicado, ya que nos sentiremos bien orgullosos de nuestra mascota. Pero además puede haber situaciones en las que la obediencia por parte del perrito llegue incluso a salvarle la vida.

 

Vamos a ver cómo podríamos practicar algunas órdenes básicas con nuestro perro para que las aprenda:

 

Sit (o sienta, podemos usar la palabra que queramos, lo importante es que el perro distinga su sonido con claridad y no la confunda con otra orden): La idea con esta orden es enseñarle al perro que nada más oírla se siente y no se levante hasta que nosotros le digamos. Para ello debemos situarnos delante del perro y darle la orden “¡sit!”. En principio lo más posible es que el perro nos mire extrañados sin entender qué queremos, pero en algún momento se sentará y justo entonces le damos un premio para que asocie la orden “sit” con sentarse y con el premio. El premio puede ser por ejemplo algún snack especial para perros. En este punto es importante darle el premio rápidamente al sentarse. Para consolidar el aprendizaje debemos practicar cada día. Una vez que al oír “sit” se siente, empezamos a retrasar el premio, es decir, esperar un poquito más cada vez, de forma que el perro se quede sentado el tiempo que queramos antes de darle el premio; si se levanta antes no se lo daremos, pues creerá que sólo con sentarse un momento ya se ha ganado el premio, pero la idea es que permanezca sentado el rato que queramos.

 

perrito jugando

 

Ven y quieto: Estas dos órdenes las podemos entrenar a la vez en una secuencia de juego. Lo ideal es hacerlo en algún sitio tranquilo donde el perro pueda correr y que no esté cerca de una carretera u otro peligro. Llevamos al perro con su correa, le decimos “sit”, le premiamos, y entonces le lanzamos un juguete y le soltamos; cuando coja el juguete le gritamos “ven” enseñándole el premio, y cuando venga le ponemos la correa, le volvemos a dar la orden “sit” y le premiamos, entonces le damos la orden “quieto” y luego le soltamos la correa para que juegue. Podemos repetir esta secuencia – correa, sit, premio, quieto, soltar, jugar – cada día para que la aprenda bien.

 

Suelta: Es muy bueno que el perro aprenda a soltar lo que tenga en la boca nada más oír la orden. Lo ideal es que lo aprenda cuanto antes, de cachorrito, ya que algunos perros aprenden a sobreproteger los juguetes y la comida y esto puede desencadenar en respuestas de miedo que después se pueden volver agresivas. Cuando el perro esté jugando con un juguete le decimos “suelta”, mostrándole el premio; cuando lo suelte, le premiamos, dejamos el juguete donde él lo soltó, y nos alejamos. Si no lo soltara al darle la orden y ofrecerle el premio, lanzamos el premio a un par de metros para que lo vea, se acerque y suelte el juguete para cogerlo. Cuando comience a asociar “suelta” con soltar lo que tiene en la boca, le damos el premio mientras cogemos el juguete y después se lo devolvemos; en los siguientes ensayos aumentamos el tiempo que tenemos el juguete antes de dárselo, unos segundos más cada vez.

 

Déjalo: A partir del “suelta” podemos enseñarle esta otra orden. Cuando suelte el juguete y tome el premio, cogemos el juguete y lo ponemos a nuestro lado, entonces lo más probable es que vaya a recogerlo; aquí le damos la orden y le premiamos cuando se aleje del juguete. Es bueno practicarlo con distintos juguetes. Así mismo cuando en la calle el perrito empiece a olisquear algo que no queremos le decimos “déjalo” y le premiamos si deja de olisquear y levanta la cabeza para mirarnos.

 

Es buena idea llevar premios encima al salir de paseo para poder practicar todas estas órdenes y que el perrito las vaya aprendiendo. En estos casos es importante la constancia, repetir varias veces lo mismo y ser pacientes. Al final veremos como este esfuerzo vale la pena cuando tengamos un perro educado y obediente. Además esto puede librarnos de algún disgusto si, por ejemplo, coge algún objeto que puede ser dañino, o si se acerca peligrosamente a una carretera.

3 Respuestas a Entrenando órdenes básicas con un perro

  1. jose juan iglesias

    Tengo un cachorro pastor belga y con el incremento de robos mis hijos y esposa se quedan desprotegidos y todas estas tecnicas de adiestramiento son maravillosas para nuestra mascota amigo y para que mi familia le ofrezca amor y respeto ya que antes de solo verlo como perrito es un ser vivo que nos ofrece compañia y seguridad al igual nosotros le debemos eso y salud.

  2. esta pagina me ayuda mucho ya que me compraran un BUII DOG FRANCES HEMBRA y quiero aprender a que me obedesca y lo de su salud y lo que necesita

  3. graciaaaaaaaas mi perra ya me obedese

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *