Carácter del Carlino

El Carlino o Pug es una raza de perro con una larga historia. Existe controversia respecto a su origen; hay quien dice que viene de China y está relacionado con el perro Pequinés, otros dicen que procede del Bulldog,… Su origen no está del todo claro, lo que sí está claro es que ha pasado por diferentes momentos a lo largo de su dilatada historia: ha sido perro de la corte en la antigua China y más recientemente, sobre el siglo XVIII en Inglaterra, donde estuvo muy de moda entre la nobleza y aristocracia.

 

Actualmente es un perro muy popular debido sobre todo a su gracioso aspecto físico y a su carácter alegre y cariñoso que le hacen un estupendo perro de compañía. Los Carlinos son perros inteligentes y cariñosos, muy apegados a sus dueños y muy juguetones con niños y adultos. Les encanta estar en compañía de su familia.

 

En sus primeros años se pueden mostrar muy activos y nerviosos pero con el paso del tiempo su carácter se va calmando y cada vez les gustará más estar tumbados al fresco. Les gusta dar un paseo diario y aunque no necesitan demasiado ejercicio, les vendrá muy bien salir a estirar las patas y tomar algo de sol.

 

A veces se pueden mostrar un poco tercos o hacer como que no nos oyen al llamarlos. Como con cualquier perro debemos poner atención a su educación, enseñarle su lugar en casa y socializarle para que sea un perro más equilibrado y feliz y nuestra vida con él sea más cómoda. No son perros agresivos, aunque siendo maleducados o maltratados pueden llegar a serlo, pero lo normal es que se muestren afables y buenos con las personas, especialmente con los niños, con los que suelen hacer buenas migas. Sí puede, en ocasiones, ser desconfiado y ladrar a extraños, aunque más bien a modo de alerta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *