Salud del pastor alemán

El pastor alemán es uno de los perros más populares del mundo, utilizado para multitud de labores e ideal como perro de compañía. Queremos hacer aquí algunas puntualizaciones sobre su salud para tener en cuenta y prevenir en la medida de lo posible.

Su esperanza de vida es de alrededor de 12 años. Debido a su popularidad se ha criado indiscriminadamente y esto ha ayudado a que ciertos problemas o disposiciones genéticas se hayan mantenido hasta día de hoy; por ello se aconseja que, en caso de querer adquirir un pastor alemán, se compre en un criadero de calidad donde nos den todas las garantías de que el perro proviene de líneas de cría libres de estos problemas.

Uno de los problemas más comunes es la displasia de cadera que es una enfermedad de los huesos, hereditaria y degenerativa causada por una malformación en la unión de la cadera con el fémur y que puede producir dolor e incluso cojera así como dificultad para sentarse o andar. El desarrollo de esta enfermedad puede verse agravado por el ejercicio muy intenso durante el crecimiento, una alimentación inadecuada o sobrepeso. Ciertos tipos de artritis pueden parecer también, tanto degenerativas como inflamatorias.

El pastor alemán puede presentar determinados problemas en la piel y el pelaje como son alergias con picor, infecciones de piel con granitos que pueden contener o no pus, o sobreproducción de grasa en la piel, que veremos por el pelaje apelmazado y grasiento. Es de especial importancia una alimentación equilibrada para prevenir problemas de piel y pelo.

También pueden tener ciertos problemas gastrointestinales. Uno de los más comunes es la insuficiencia pancreática exocrina, que consiste en una inadecuada producción de enzimas digestivas que ocasiona una deficiente absorción de los nutrientes en los alimentos y se puede manifestar con diarrea, problemas digestivos o flatulencia. En estos casos el perro presenta un aspecto desmejorado, con pérdida de peso y mala apariencia del pelo. Otro problema gastrointestinal que puede aparecer en el pastor alemán es deficiencia de inmunoglobulina A, que causa también una mala absorción de nutrientes.

Para prevenir estos problemas es vital proporcionar una alimentación equilibrada a nuestro pastor alemán, con un aporte dde carbohidratos, proteínas de calidad y algo de fibra. También son adecuados los ácidos grasos omega 3 y 6 y los antoxidantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *