Residencia canina

Residencia canina

 

Durante la época estival mucha gente sale de vacaciones con la familia, pero en ocasiones viajamos a algún destino al que nuestro perro no nos puede acompañar. También es posible que no podamos ocuparnos de nuestra mascota durante un período de tiempo, sea por trabajo, enfermedad, obras,… ¿Qué podemos hacer?

 

Para estos casos existen las residencias caninas, que son lugares en los que dejamos a nuestro perro durante el tiempo que no podemos hacernos cargo de él. Esto suscita una serie de dudas, ya que dejar a nuestra adorada mascota en manos extrañas es algo que en principio puede chocarnos. Veamos brevemente qué suelen ofrecer en las residencias, qué requisitos debemos cumplir para acceder a sus servicios y finalmente algunos consejos para estar más tranquilos.

 

 

Servicios

 

Los servicios básicos que ofrece una residencia canina suelen ser:

 

–          Alimentación: deben especificar qué pienso utilizan. En caso de que nuestro perro tenga alguna necesidad nutricional especial somos nosotros los que debemos hacernos cargo, dejando el alimento que suele tomar para que se lo den.

 

–          Higiene: normalmente limpian los dormitorios una o dos veces al día para garantizar unas condiciones higiénicas saludables, tanto del perro como del entorno.

 

–          Paseos: como sabemos la actividad física es básica para los perros y es importante que durante nuestra ausencia se siga cubriendo esta necesidad. Según la residencia se ofrecen dos o tres paseos diarios para que nuestro perro disfrute al aire libre y haga el ejercicio necesario.

 

–          Amplios espacios: La mayoría de las residencias caninas están localizadas en entornos rurales donde cuentan con bastante terreno para que nuestro perro pueda disfrutar en las debidas condiciones de seguridad.

 

–          Vigilancia y atención veterinaria en caso de necesidad: Los perros deben estar vigilados constantemente, y en caso de que surgiera un problema de salud, la empresa se debe responsabilizar. Las residencias caninas suelen estar asociadas con veterinarios de la zona; otras ofrecen incluso el servicio de contactar con nuestro veterinario habitual.

 

–          Seguro: También deben contar con un seguro para posibles problemas que pudieran surgir.

 

residencia canina

 

 

Otros servicios

 

Muchas de las residencias u hoteles caninos que encontramos a día de hoy son centros multiservicios en los que, además de los servicios básicos mencionados arriba, se suelen ofrecer una serie de servicios adicionales para todos aquellos que estén interesados. Obviamente esto varía según la residencia en cuestión. Los más habituales son:

 

–          Adiestramiento canino: Muchas personas que regentan una residencia canina tienen una formación especializada como adiestradores, o trabajan con especialistas. Se suelen ofrecer cursos de educación, modificación de conducta, etc, para perros que puedan necesitarlos o para los dueños que quieran desarrollar sus conocimientos en esta área.

 

–          Peluquería canina: Cada residencia suele tener su servicio de peluquería con tarifas aparte. Algunas ofrecen este servicio de forma gratuita, pero eso sí, con un mínimo de días de estancia del perro, el cual varía según el centro.

 

–          Existen también las guarderías de día, que se ocupan del perro durante las horas del día y lo devuelven a su dueño por la noche (normalmente sobre las 20:00h.); éstas pueden ser útiles para que el perro no pase tantas horas solo en casa si nos ausentamos durante todo el día.

 

–          Servicio de paseo: en caso de que el perro se quede en casa y no haya nadie para pasearlo, son varias las empresas que ofrecen este servicio para que nuestro perro haga su ejercicio.

 

–          Algunas residencias dan también la opción de visitar el perro en el hogar para alimentarlo y darle allí los cuidados que precise; en este caso se acuerda el tiempo que el cuidador va a estar con nuestro perro, y éste se desplaza a nuestro domicilio. Puede ser una modalidad adecuada para ausencias no muy prolongadas, como un puente o un fin de semana.

 

–          Dormitorios climatizados: importantes en caso de vivir en sitios muy cálidos o muy fríos, y según la época del año.

 

–          Atención especial: en caso de que tengamos un perro senior (anciano), enfermo, o un cachorro, nos pueden ofrecer servicios más personalizados para cubrir aquellas necesidades especiales que, según el caso, tenga nuestra mascota.

 

–          Hay residencias caninas que ofrecen servicio de recogida y entrega, para que no tengamos que molestarnos en llevar al perro e ir a recogerlo después. Al igual que los demás, se suele cobrar aparte.

 

–          Hay también tiendas de mascotas que ofrecen servicios de guardería, aunque normalmente de animales pequeños, como pájaros.

 

 

Requisitos

 

Para dejar a nuestro perro en una residencia canina debemos:

 

–          Presentar nuestro DNI

 

–          Llevar la cartilla veterinaria de nuestro perro, con todas sus vacunas al día, incluidas la rabia y la tos de las perreras.

 

–          Acreditar que el perro lleva el microchip.

 

–          Si nuestro perro tiene alguna necesidad especial, debemos especificarlo.

 

Los requisitos pueden variar en función del centro elegido, pero estos son los más habituales.

 

perro bonito

 

Precios

 

El precio también varía de unas residencias a otras así como en función de los servicios escogidos. Normalmente la estancia por noche, incluyendo los servicios básicos, suele rondar los 10 o 15 euros. En caso de llevar a más de un animal se suele rebajar un poco el precio. También si la estancia es larga (según lo que establezca el centro, pero normalmente más de 30 días), el precio se suele rebajar.

 

 

Algunos consejos

 

Los profesionales que trabajan en este tipo de centros suelen hacerlo por vocación y normalmente son gente que ama a los animales, pero, al igual que con cualquier servicio que contratemos en la vida, conviene, en este caso, asegurarse de que el lugar elegido es adecuado.

 

–          Visitar la residencia será bueno en este sentido, ya que veremos el lugar, podremos conocer a los cuidadores, y plantear dudas o preguntas que nos surjan.

 

–          Es bueno que las condiciones queden bien claras en cuanto servicios, precios y posibles imprevistos que pudieran surgir antes de formalizar el acuerdo.

 

–          También es adecuado que expliquemos bien cómo es nuestro perro, si se suele mostrar ansioso en nuestra ausencia, si se suele llevar bien con otros animales, si tiene alguna necesidad especial, por ejemplo que esté tomando alguna medicina, y todo aquello que se nos ocurra y que pueda ser relevante. Cuanta más información aportemos más facilidad para todos.

 

–          Podemos preguntar si es posible llevar un seguimiento de nuestra mascota, por vía telefónica o por Whatsapp, según acordemos con los cuidadores.

 

Cachorro de labrador y un gato

Cachorro de labrador retriever con un gato

Una respuesta a Residencia canina

  1. Pingback: Un cachorro de Golden en casa, consejos iniciales - Web del Golden Retriever

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Imagen CAPTCHA

*