¿Por qué mi perro vomita?

A veces los vómitos en perros no significan nada grave, simplemente tienen que expulsar de su cuerpo un alimento que les ha sentado mal y que no pueden digerir. Este tipo de vómitos son puntuales, un par de veces en un periodo relativamente corto de tiempo, puede ser durante una noche y la conducta del perro no cambia. Sigue con el mismo nivel de energía, sin que se produzca letargo y tampoco suelen aparecer otros síntomas como diarrea.

Es muy habitual que esto ocurra con cambios en la alimentación, por ejemplo si cambiamos de pienso o si tu perro come demasiado rápido. También es común que ocurra cuando beben agua del mar, comen hierba, etc. no supone un problema grave pero hay que tener especial atención cuando los vómitos se producen en cachorros o perros que tienen una salud delicada.

Si tu cachorro vomita, aunque sólo sea porque algo le ha sentado mal, puede deshidratarse o que se produzca una bajada de glucosa, situación muy común en razas de tamaño pequeño. Las bajadas de glucosa son muy peligrosas y pueden llegar a causar la muerte. Por este motivo no pueden estar muchas horas sin comer y tendremos que llevarlos al veterinario/a para que los hidraten y se aseguren de mantener sus niveles de glucosa y minerales.

Existen ocasiones en las que los vómitos sí pueden ser indicativos de una enfermedad grave. Si los vómitos se acompañan de letargo, cambios de actitud o conducta y diarrea deberemos llevar a nuestro perro al veterinario de forma urgente.

por que tu perro vomita, veterinario

¿Qué causa los vómitos repetidos en mi perro?

El vómito es un síntoma que nos puede indicar que algo no va bien en la salud de nuestro perro. Estos son los principales motivos por los que un perro vomita y que deben ser tratados de forma inmediata por el/la veterinario/a.

  • Parásitos intestinales: aunque es más común la diarrea o heces mucosas el vómito también puede ser un síntoma de que el perro tiene parásitos intestinales. Los parásitos son muy habituales sobre todo en cachorros y deben ser tratados ya que si no pueden llevar a consecuencias nefastas en la vida del animal.
  • Obstrucción intestinal: tu perro puede haber tragado algún objeto que le sea imposible de digerir. Es muy común que esto ocurra y debemos estar muy atentos. Ante la duda de que esto ha podido suceder debemos llevarlos al doctor o doctora de forma urgente. Allí les harán una radiografía abdominal para detectar si efectivamente hay un objeto que obstruye, qué tipo de obstrucción es y cuál es el mejor tratamiento a seguir.
  • Torsión gástrica: el motivo principal por el que se produce es porque el perro tengan un nivel de actividad muy elevado tras comer o una acumulación excesiva de gases. La torsión del estómago supone que el intestino gira sobre sí mismo. Cuando esto se produce el perro intenta vomitar pero no puede y expulsa saliva espesa, además tendrá un dolor intenso en la zona abdominal. Es una enfermedad muy grave y se suele dar sobre todo en perros de raza grande.
  • Alergias o intolerancia a algún alimento: si un perro vomita de forma continua y a lo largo del tiempo puede que esté consumiendo algún alimento que su cuerpo rechace o al que le tiene alergia. El/la veterinario/a determinará cuál es y planificará una alimentación adecuada teniendo en cuenta el problema.

Los vómitos son sintomáticos de otras muchas enfermedades que también producirán otros síntomas, entre ellas podemos encontrar la peritonitis, parvovirus (sobre todo en cachorros), diabetes, etc.

A modo de resumen, si tu perro vomita de forma puntual y ves que su nivel de energía y estado de ánimo no ha cambiado no te preocupes en exceso. Si por el contrario tu perro vomita de forma continuada u observas que siente malestar llévalo al veterinario/a. En cachorros y perros con mal estado de salud se requiere mayor atención y previsión. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Imagen CAPTCHA

*