Nutrición del cachorro

Los cachorros tienen unas necesidades de alimentación concretas. No es lo mismo alimentar a un perro joven que a uno adulto, ya que un cachorro, al estar creciendo y desarrollándose, necesita un aporte de nutrientes especial. Los animales jóvenes son especialmente sensibles a los efectos de una dieta deficitaria, de las toxinas y de la baja calidad del alimento. Por ello es importante poner atención en la comida que le damos a nuestro perrito durante su primer año de vida.

 

Existen distintos tipos de pienso para cachorros en el mercado, normalmente en formato seco o húmedo. Se recomienda el pienso seco, ya que generalmente contiene más proteínas cárnicas, es más digestivo y además es mejor para mantener limpios los dientes del cachorro. También se le  puede dar pienso seco combinado con algo de comida húmeda para complementar su dieta, mezclándolos o variando entre comidas. El pienso para cachorros suele contener bastante más cantidad de nutrientes, como proteínas y vitaminas, que la comida para perros adultos, ya que la necesidad diaria de los perros en crecimiento es mayor que la de éstos. Cuando el perro alcanza la edad adulta algunos de estos componentes ya no son necesarios.

 

La cantidad de comida que nuestro cachorro necesita va a depender de la raza y de las necesidades nutricionales. El exceso puede llevar a que el cachorro desarrolle sobrepeso, lo cual puede acarrearle problemas de salud al crecer. A su vez, un cachorro que no come suficiente tendrá deficiencias nutricionales que harán que no se llegue a desarrollar del todo bien y no esté tan sano y feliz como debería.

 

Jack Russell

 

 

Se recomienda siempre elegir una buena marca de pienso que, aunque sea más cara, merece la pena, ya que existen otras marcas, genéricas o baratas que no contienen todos los nutrientes que nuestro cachorro necesita. Esto es importante porque la calidad del alimento afecta directamente a la salud y bienestar del perro. Tampoco la marca más cara tiene porqué ser la mejor: es cuestión de encontrar una marca de pienso con una buena relación calidad-precio. Debemos fijarnos bien en la etiqueta al comprarlo. Si tenemos dudas podemos consultar con nuestro veterinario que seguro nos podrá hacer alguna recomendación.

 

Es bueno dar de comer a nuestro cachorro tres veces al día, al menos hasta los seis meses, aunque este plazo depende de la raza del perro, ya que algunas se terminan de desarrollar antes que otras. Lo ideal es consultarlo con el veterinario. Una vez que finaliza el periodo de crecimiento, en adelante lo alimentaremos dos veces al día. Se recomienda darle su comida cada día a la misma hora y en el mismo lugar, uno en el que pueda comer tranquilo. Si le estamos dando pienso seco, lo podemos mezclar un día con algo de carne en lata, otro día con huevo cocido o también podemos añadir un poquito de agua templada para dar humedad al alimento.

 

Si alguna vez el cachorro no tiene hambre no pasa nada; no está mal que se salte alguna comida ocasionalmente, siempre que muestre un nivel normal de energía. No debemos caer en la trampa de darle comida nuestra si no come, ya que en adelante esperará que se le dé “comida para humanos” de la mesa, además de que ésta no le aportará lo que necesita. Es bueno enseñar al perro a no esperar comida de la mesa; si le queremos dar alguna sobra, es bueno llevársela a su plato, no echársela mientras comemos o se acostumbrará rápido y empezará a mirar con deseo y a pedir cada vez que nos sentemos a la mesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *