Mantener en forma a nuestro perro viviendo en la ciudad

Viviendo en la ciudad hay veces que cuesta mantenerse en forma. Muchas personas apenas practican ejercicio ya que entre la falta de instalaciones y la falta de tiempo puede ser difícil encontrar el momento de ejercitarse. Pero ¿qué pasa con nuestro perro? No es bueno que los perros permanezcan inactivos, todo el día en casa sin moverse; necesitan hacer ejercicio para quemar energía física y mental para estar sanos y contentos (y ayudar a que nosotros lo estemos también). Según la raza de nuestro perro necesitará más actividad o menos. Si somos personas sedentarias a las que les cuesta moverse es mejor que tengamos un perrito con pocas necesidades de este tipo. Si en cambio somos personas activas y deportistas podemos permitirnos tener un perro más fuerte y enérgico que nos acompañe en nuestras excursiones. Vamos a dar unos cuantos consejos para ayudar a mantener a nuestro perro en forma viviendo en la ciudad.

 

La opción más clásica es pasear con el perro y es algo que nunca podemos descuidar. Todos los perros necesitan pasear a diario; ya dependerá de la raza de nuestro perro que el paseo pueda ser más corto o más largo. Es el mínimo que necesitan para mantenerse en forma y quemar esa energía que les sobra. Además les sirve para relacionarse con otras personas y animales, que siempre viene bien para su carácter.

 

En muchas ciudades existen zonas verdes o zonas preparadas para ir a pasear, correr o montar en bici. Éstas son ideales para aprovechar con nuestro perro y practicar algo de deporte juntos. Debemos empezar con un entrenamiento suave, dependiendo de la raza y edad del cachorro, así como de las condiciones climáticas. Nuestro perro aprenderá rápido a seguirnos haciendo running  o montando en bici. Podemos llevarlo con una correa corta para que vaya lo más cerca posible de nosotros y así evitar que se aleje o que pueda tener algún accidente.

 

También existen parques especiales para perros que son buena opción. Allí el perro podrá disfrutar de un buen rato de ejercicio en compañía de otros perritos. Si vamos frecuentemente hará amigos y le encantará que le llevemos a jugar y divertirse.

 

Si vivimos en una ciudad con playa es también una estupenda oportunidad para que nuestro perro corra y se ejercite. Debemos tener cuidado ya que en algunos sitios no se permiten animales, por lo que debemos buscar alguna zona en la que puedan estar tranquilamente.

 

Si hace muy mal tiempo o no nos da tiempo a ir hasta algún sitio adecuado podemos intentar que el perro haga algo de ejercicio en casa; por ejemplo, se pueden aprovechar las escaleras en caso de vivir en un edificio. También se puede acostumbrar al perro a andar sobre una cinta de correr, que aunque al principio le cueste, luego puede gustarle. En estos casos es bueno ser creativos y pensar nuevas formas que nuestro perro se mantenga en forma. También se está poniendo de moda hacer yoga o pilates con nuestra mascota; profundizaremos sobre esto en algún artículo más adelante.

 

Por último mencionar la figura del paseador de perros, que es una idea que procede de Estados Unidos, donde mucha gente no tiene tiempo para pasear con su perro y contrata a alguien para que lo saque. Poco a poco se empiezan a ver más por nuestras ciudades y pueden ser buena solución en caso de que no podamos cubrir esta necesidad de nuestro perro.

paseador de perros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *