¿Llevar a nuestro perro al trabajo?

En los últimos tiempos está cogiendo fuerza la idea de ir a trabajar acompañados de nuestro perro. Son muchos los dueños de perros a los que les gustaría llevar a su mascota a la oficina. Pero ¿cómo podría hacerse?

 

En primer lugar hay que decir que existen empresas, como Google o Amazon, que ya permiten a sus empleados ir a trabajar con su perro. Se ha demostrado que esta práctica puede tener efectos beneficiosos para la persona y su mascota, pero también para la propia empresa, ya que muchos empleados estarán más cómodos y satisfechos si trabajan junto a su amigo peludo.

 

Para que nuestro perro pueda acompañarnos a trabajar es muy importante que esté bien socializado; siendo así, el perro se adaptará al entorno laboral y sabrá comportarse correctamente tanto con los compañeros como con otros animales que acudan. Es verdad que un perro mal educado, celoso o caprichoso puede causar algún problema en la oficina y se puede convertir en un quebradero de cabeza para su dueño. Pero un perro que sepa comportarse, distraerse tranquilamente y estar quieto y callado cuando sea necesario, es decir, un buen ciudadano canino, será una gran compañía.

 

A mucha gente le gustaría que su perro pudiera acompañarles a su puesto de trabajo. Por un lado se sentirían más a gusto por estar en compañía de su perro y por otro estarían más tranquilos al no tener que dejar a su animal solo en casa durante las largas horas de la jornada. Según el estudio “Presencia del perro en el trabajo y estrés de los empleados” publicado por un grupo de investigadores de la Universidad de Virginia Commonwealth, en EE.UU, llevar a nuestro perro a la oficina reduce el nivel de ansiedad, el estrés y las pulsaciones. Es decir, se ha demostrado que la gente trabaja más cómoda y mejor con su perro al lado.

 

perro bulldog

 

Además de tener un efecto beneficioso en nosotros y en el animal, llevar al perro a trabajar también puede hacer de nuestro centro de trabajo un sitio más agradable, con los empleados más relajados y tranquilos.

 

Es cierto que hay que tomar algunas precauciones para que todo salga bien y ésta sea una experiencia agradable para todos. Por un lado hay que crear zonas “libres de animales”, a los que éstos no tengan acceso ya que puede haber compañeros que se sientan mal o incómodos estando con las mascotas de los demás. Por otro lado debemos cuidar muy bien la higiene de nuestro perrito. Además debemos conocer bien a nuestro perro para saber si se adaptará bien a estar tanto tiempo tranquilo en un lugar; si nuestro perro es nervioso debemos tener cuidado para que no moleste. Lo ideal es que nuestro perro esté bien educado y así podrá acompañarnos, no solo al trabajo, sino a casi todos sitios.

 

Estas ideas están más en boga en Estados Unidos, donde son muchas las personas que ya acuden a diario al trabajo con su perro. Existe incluso un día de “Lleva a tu perro al trabajo” (Take Your Dog to Work Day), que celebran desde 1.999 cada 22 de junio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *