Ideas básicas sobre adiestramiento de un cachorro

Cuando un cachorro se une a nuestra familia no nos conoce a nosotros ni nuestro modo de vida. Un perrito que acaba de llegar apenas ha aprendido nada, ni bueno ni malo, es decir, no sabe comportarse como queremos pero tampoco se comporta como no queremos que lo haga. Es muy importante enseñar unas normas básicas a nuestro cachorro, lo que nos gusta que haga y lo que no, para que se convierta en un ciudadano canino bien adaptado a la sociedad. Con una actitud correcta y segura nosotros mismos podremos marcarles estas pautas de comportamiento.

 

Es bueno programar unas sesiones de entrenamiento y llevarlas a cabo con seriedad. Prepararnos como si fuéramos a dar una clase, documentándonos primero y aprendiendo los fundamentos de lo que queremos enseñar a nuestro perrito. Podemos hacer una o dos sesiones diarias de entre 10 y 15 minutos. En éstas podemos trabajar muchas cosas con el perro, desde enseñarle órdenes básicas, como “quieto” o “sienta”, a moldear su comportamiento con otros animales o personas, pasando por todo lo que se nos ocurra o veamos en una buena guía de adiestramiento. Lo ideal es tener las sesiones planificadas, saber bien lo que queremos enseñar al cachorro y estar preparados para lo que pueda pasar. Por ejemplo es recomendable leer y entender lo que queremos trasmitir al perro antes de empezar la clase, y así no tendremos que parar a consultar libros o internet en mitad del entrenamiento. Hacer esto nos restaría credibilidad ante el perro, que aunque creamos que no, capta rápidamente si dudamos.

 

Es fundamental mostrarnos ante el perro como un buen líder de manada, alguien serio y seguro que tiene claro lo que quiere. Debemos enseñar al perro disciplina y mostrarnos firmes y decididos. Como su líder también tenemos que tener claro que cada perro es diferente y que lo que uno puede aprender en 10 minutos, a otro le puede costar 2 horas. Por ello no debemos desesperar sino ser pacientes y constantes. Mientras vamos entrenando a nuestro cachorro lo vamos conociendo, vemos qué le gusta, qué funciona con él, si hace falta ser más o menos severos o insistir más en algunos detalles y así nos adaptamos a él. Hay que asumir que al perro le va a costar tiempo entendernos y aprender lo que le decimos, será normal que falle.

 

adiestradora de perros

 

 

Cuando el perro exhiba algún comportamiento no deseado debemos darle un leve tirón de la cadena o un toque con dos dedos mientras le decimos “no”, para que entienda que eso está mal. Este “no” debe ser firme pero no agresivo, es decir, nunca hay que provocar miedo en el perro. Solo es un toque de atención que le dice “eso no se hace”. En cambio cuando el perro realice la conducta deseada debemos premiarle inmediatamente con cariño y felicitaciones; esto tenemos que trasmitírselo con claridad, con un tono de voz positivo y con un lenguaje no verbal que no deje lugar a dudas, que haga comprender al perro que eso sí está bien, que es lo que su líder quiere. Se trata de hacerle entender que “esto no” y que “esto sí”. También funcionan muy bien los premios en forma de comida, como alguna golosina, pero cuidado con el abuso de este tipo de recompensas que pueden interferir con su correcta alimentación, sobre todo si el perro es pequeño. Al principio están bien pero el objetivo final es que el perro te obedezca porque quiere hacerlo, porque sabe que es su papel y quiere agradarte.

 

No debemos castigar a nuestro cachorro, ni gritarle ni perder la paciencia con él, y por supuesto no herirle. Es importante que nuestra actitud con el cachorro sea todo el rato alentadora, premiándole al instante por sus progresos e insistiendo en lo que tiene que mejorar. Recordad en todo momento que somos su líder, que debe obedecernos y que lo vamos a conseguir con paciencia, sin ponernos nerviosos; esto hará que el perro entienda que sabemos lo que hacemos. Un perro que confía en nosotros es un perro feliz y preparado para obedecer todas nuestras órdenes.

 

El fin es que aprendan unas normas que deben cumplir siempre, una forma de comportarse que es la correcta independientemente de que nosotros estemos delante o no. El animal debe interiorizar estas pautas y guiarse por ellas. Esto lo conseguiremos siendo su líder y su amigo. Nunca hay que pegarle ni maltratarle pues un aprendizaje por miedo no es real, el castigo no enseña y lo que conseguiremos será un perro asustado que ni siquiera entiende bien lo que queremos, simplemente hará lo que cree que queremos, por miedo, pero no habrá alcanzado un aprendizaje y no estará tranquilo ni confiado.

 

Si nos interesa este campo podemos consultar con expertos y, por qué no, realizar alguna formación en adiestramiento canino. Trabajando con constancia y con unas ideas claras conseguiremos un perro obediente, equilibrado y feliz.

 

 

Comentarios
  • marcos dice: Responder

    mi perra tuvo 10 cachorros y solo tiene 9 tetas como hago para que no se atracen?

  • viviana dice: Responder

    Hola, quisiera saber como enseño a mi cachorra de bretón a hacer sus necesidades en la calle y nada en casa, pude enseñarle a hacer en un patio y nada adentro, pero quisiera aprenda a hacerlo en la calle cuando la saco a pasear. Además muerde mucho y arrasa con plantas, papeles y todo lo que encuentra.Tampoco queremos pegarle, la retamos, un breve chirlo pero igual es destrozona. Espero su consejo. Gracias y saludos

  • Juan dice: Responder

    Hola Viviana, por lo que nos comentas lo ideal sería trabajar esos comportamientos con alguien que sea un experto en adiestramiento canino y que te pueda enseñar unas pautas para hacer que la cachorra te obedezca, especialmente lo que se refiere a morder y romper todo. En cuanto a hacer las necesidades en la calle puedes probar a llevarte alguna golosina (o un poco de pavo o jamón york), esperar a su lado y dárselo en cuanto haga sus necesidades; así comenzará a asociar el hacer las necesidades en la calle con obtener algo bueno. Saludos

  • Marta dice: Responder

    Dicen que los perros aprenden mucho más cuando son pequeños y que, dependiendo de la raza, es casi imposible adiestrarlos de mayores. No sé hasta qué punto es esto cierto, pero me interesaría saber tu opinión. Yo tengo un Shar Pei y no consigo que responda a mi llamada porque creo que empecé a enseñarle demasiado tarde. Mi perro tiene ahora 2 años, ¿crees que es posible que le pueda enseñar algunas ordenes básicas? Gracias.

  • Juan dice: Responder

    Hola Marta; yo creo que sin duda es mejor iniciar el adiestramiento de un perro cuando es pequeño, ya que es el momento en que está más receptivo para el aprendizaje. Dicho esto, creo que debes seguir intentando enseñar órdenes a tu perro, con paciencia y refuerzo positivo; no es seguro, pero es posible que haga progresos. Es interesante además porque así tendrás tu propia experiencia que después podrás compartir con los demás. A nosotros nos interesará saber cómo te va 😉

  • frescia torres suarez dice: Responder

    ola podrias ayudarme
    tengo una perrita llamada pinky tiene 1 año y 2 meses el caso es que cuando ella ladra yo la riño pero en ese momento que la riño se pone a llorar y como me da pena ya no la riño como puedo hacer para controlar sus ladridos sin que llore ya que es muy chocha 🙂

    • María dice: Responder

      Hola!!! ¿estás segura de que cuando la riñes lo entiende como tal? ¿cuál es esa orden? ¿crees que sabe que la riñes porque está ladrando? La causalidad que nosotros damos a los hechos muchas veces no es la misma que dan nuestros perros. También tenemos que distinguir el tipo de ladrido, si es un ladrido compulsivo y porqué está motivado. Parece más bien que ha relaciolado tu comportamiento cariñoso con que ella haga el sonido de llorar, pero bueno habría que conoceros mucho mejor.
      Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *