Higiene del Carlino

El Pug es un perro que necesita algunos cuidados específicos; es importante vigilar su alimentación para que no engorde demasiado, sacarle a pasear un rato a diario y mantener una higiene en la piel, ojos, oídos, dientes y pelaje.

 

Para mantener el pelo y la piel sanos se recomienda cepillarle habitualmente ya que tiene tendencia a soltar pelo. Cuidado las personas con alergia o asma. Con el cepillado conseguiremos que elimine pelo muerto para que luzca más sano y brillante. Debemos mantener los pliegues de su piel limpios, especialmente los de la cara, ya que la acumulación de suciedad o humedad en esas zonas pueden producir diversas molestias como infecciones o úlceras. Podemos revisarlo semanalmente, limpiándolo suavemente con un algodón húmedo; ante la duda consultar con el veterinario.

 

En cuanto al baño se recomienda hacerlo mensualmente. Depende si el perro vive en casa o en el jardín, si huele fuerte o no… Ante la duda podemos consultar con nuestro veterinario, pero en cualquier caso nunca se debe hacer más de dos veces al mes. Podemos protegerle los oídos con unos tapones para evitar que entre agua, y también existe un colirio para proteger sus ojos. Lo mojamos con agua tibia, se enjabona todo el cuerpo y se le frota con un cepillo o manopla haciendo círculos. Es de vital importancia un buen aclarado, con agua tibia, durante el tiempo suficiente para no dejar restos de jabón entre la piel. Muy importante es también el secado, para que, como decíamos, no quede humedad en los pliegues. Lo ideal es usar un secador y darle a contrapelo para que se le seque bien la raíz del pelo.

 

También es recomendable limpiar sus oídos con una gasa un poco húmeda, evitando elementos agresivos como bastoncillos. Al tener las orejitas hacia abajo, la zona no tiene mucha ventilación por lo que debemos vigilarla a menudo, con el fin de evitar la molesta otitis u otras complicaciones.

 

También se recomienda una limpieza de los ojitos, la nariz y la zona de alrededor cada semana más o menos, ya que la suciedad o las secreciones como lágrimas o legañas se pueden quedar ahí y causar problemas. Los ojos tan grandes y a poca altura pueden entrar en contacto con el suelo facilitando posibles infecciones. Podemos usar una gasa humedecida o toallitas hipoalergénicas.

 

En cuanto a los dientes, se recomienda una dieta de pienso duro que ya por sí sola es un método de limpieza para los dientes, y además lo podemos acompañar con algún producto específico como por ejemplo los huesos que venden para morder como método de limpieza dental. Si no lo vemos claro, como siempre al veterinario con todas nuestras dudas.

 

Resumiendo podemos decir que dedicando algo de tiempo a nuestro Carlino, lo tendremos limpio, sano y feliz. Su mayor peculiaridad son los pliegues de la piel a los que tendremos que poner especial atención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *