Gestación y parto del chihuahua

El tiempo de gestación en chihuahuas es de alrededor de dos meses. Puede oscilar entre 58 y 65 días. Si la camada naciera antes de los 58 días se consideraría parto prematuro, aunque esto es poco común. Algo más habitual es que se retrase el nacimiento, lo que sería un parto tardío. En cualquier caso lo recomendable es estar muy atento a partir del día 57 de embarazo. Si después de 63 días nuestra perrita no ha parido, se recomienda llevarla al veterinario.

Los primeros signos visibles del embarazo aparecerán alrededor de la quinta semana después del cruce: observaremos con a la perra se le hinchan la tripita y las mamas. Para asegurarnos bien de que el embarazo es un hecho podemos llevarla al veterinario. Al hacerle una ecografía podremos confirmar el embarazo y ver si los cachorritos están vivos.

Durante el periodo de preñez debemos vigilar más de cerca a nuestra perrita y estar más atento a sus necesidades. Debemos por ejemplo vigilar su alimentación, tratando de que sea sana y equilibrada, evitando excesos de grasa, de forma que podamos impedir que aumente demasiado de peso, ya que esto puede ser perjudicial para los cachorritos y para ella misma. Se recomienda continuar controlando bien su alimentación durante la lactancia. También es recomendable que haga algo de ejercicio ligero, como un paseito o jugar a algo tranquilo, que no le suponga mucha activación.

chihuahuas bonitos

 

También se recomienda al cabo de algunas semanas de gestación separarla de otras mascotas e instalarla en un lugar más tranquilo y acomodado con mantas, periódicos o lo que pueda necesitar, donde pueda estar sin sobresaltos, y donde parir llegado el momento. Este paso no hay que darlo en un principio, sino llegado ya cierto momento del embarazo, alrededor de dos semanas antes de que salga de cuentas. Según se vaya acercando el momento del alumbramiento debemos estrechar la vigilancia de nuestra perrita y estar atentos a que no le falte agua, ya que puede que beba más en estos últimos días. Por supuesto también debemos estar atentos a otros posibles signos de que algo no vaya bien.

Una ecografía entre las 6 y 7 semanas de embarazo nos mostrará con más seguridad si todo va bien y también podremos ver ya el número de cachorritos de la camada, cosa que al principio de la gestación no se aprecia.

A medida que se acerca el parto, nuestra perrita puede mostrar comportamientos que nos parezcan extraños y que serán diferentes en cada animal. Por ejemplo podemos observar que apenas comen, que muerden o rasgan las cosas que tengan en su cama, como su manta, o que se muestran inquietas. Un signo de que el parto es inminente es el descenso de la temperatura corporal normalmente por debajo de los 37 grados.

Una vez llegado el parto la perrita suele jadear y temblar. Su cuerpo se prepara, relajándose el cuello del útero y mostrando las primeras contracciones. Tras un rato la perra se tumbará de lado y comenzarán a salir los cachorritos. El tiempo entre el nacimiento de un cachorro y el siguiente puede variar entre unos minutos y un par de horas, así que lo ideal es estar a su lado, dándole cariño y tranquilidad. Si asistimos el parto nosotros mismos debemos coger con sumo cuidado al cachorrito recién nacido, cortar el cordón umbilical a un centímetro de su tripa, limpiar al cachorrito con un paño suave y ponerlo junto al cuerpo de su mamá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *