Diferencias entre el Bulldog inglés y el Bulldog francés

Los perros de raza Bulldog son originarios de Inglaterra donde fueron criados para luchar con toros. Durante el siglo XIX se prohibieron ese tipo de peleas por su brutalidad, y la raza Bulldog pasó a ser casi olvidada, pero gracias a algunos criadores que trabajaron para mantener la raza se evitó su extinción.

 

La cría continuó y los Bulldog de hoy no son como sus antepasados luchadores, que eran más ligeros, menos rechonchos y con el hocico menos achatado. Se encontraban además en todos los colores; hay que tener en cuenta que en aquel entonces lo importante era criar perros de buen carácter a la vez que fuertes y resistentes, no se miraba tanto el estándar de la raza.

 

Durante la Revolución Industrial mucha gente emigró de Inglaterra a Francia llevando con ellos sus perros de raza Bulldog. En Francia cruzaron los Bulldog llegados de Inglaterra con otros perros locales, dando lugar tras varias generaciones a la raza Bulldog francés. Éstos se hicieron rápidamente muy populares debido a su gracioso aspecto y a su buen carácter; también se hicieron populares en Estados Unidos, ya que muchos estadounidenses que viajaron a París en aquella época se enamoraron del Bulldog francés llevándose a la vuelta muchos ejemplares. Se puede afirmar que el Bulldog francés proviene del Bulldog inglés, y aunque son parecidos, existen ciertas diferencias, como son:

 

–          La primera diferencia y la más llamativa es el tamaño. El Bulldog francés es como un Bulldog inglés en miniatura; mientras que el Bulldog francés mide unos 30 centímetros de alto y no pasa de 14 kilos de peso, el Bulldog inglés llega hasta los 40 centímetros de altura y puede pesar hasta 30 kilos.

–          Las orejas son diferentes: en el Bulldog inglés son pequeñas, finas y dobladas hacia delante, y en el Bulldog francés son medianas, anchas en la base y erguidas.

–          El Bulldog inglés tiene papada y el Bulldog francés no.

–          De carácter son parecidos, ambos son nobles y leales. Se dice que el Bulldog inglés es un poco más tranquilo.

–          También se dice que el Bulldog inglés es un poco más delicado en cuanto a su salud, sobre todo en lo referente a problemas respiratorios, y que aguanta peor el calor y el ejercicio físico. El Bulldog francés, al ser más pequeño y ligero suele ser más activo.

–          En cuanto a cuidados son similares, en ambos se deben limpiar y secar bien los pliegues de la piel. Puede ser más fácil bañar al Bulldog francés debido a que es más pequeño.

Desde aquí recomendamos las dos razas, ya que los propietarios coinciden en que son perros muy buenos, graciosos y cariñosos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *