Cuidar la piel de nuestro perro

El pelo es el elemento más llamativo de un perro. A primera vista es lo que más nos llama la atención; vemos su color, si es corto o largo y también podemos ver si el perro está sano o no, es decir, el pelo de un perro refleja su estado de salud. Un perro con el pelo lustroso y brillante no es solo un perro con el pelo cuidado sino también bien nutrido, descansado y equilibrado. En cambio un perro con el pelo seco, apelmazado o sin brillo puede tener otros problemas de salud.

 

Para cuidar la piel y el pelo de nuestro perro debemos revisarlo por si tuviera parásitos externos, como pulgas o garrapatas; para más información sobre estos parásitos pinchar aquí. También debemos chequear el estado de su piel, ya que no es bueno que ésta esté seca o tirante; lo normal si el perrito algún problema es que le veamos rascarse repetidamente. Si observamos que se rasca mucho a pesar de no tener parásitos externos se aconseja examinar su piel; si la encontramos reseca, enrojecida o presenta costras, puede ser señal de que hay algún problema, en cuyo caso recomendamos acudir al veterinario.

 

A modo de prevención os vamos a dejar algunos consejos para mantener sanos el pelo y la piel de nuestra mascota:

 

–          En primer lugar hay que hacer hincapié en una alimentación sana y equilibrada. Es importante no escatimar en pienso de calidad, pues la comida es la principal fuente de nutrientes para los seres vivos, y si ésta es deficiente o insuficiente puede acarrear distintos problemas. Un alimento adecuado para perros debe tener las cantidades correctas de los distintos elementos, como proteínas, hidratos de carbono o aceites omega 3 y omega 6, muy importantes para el mantenimiento de la piel y el pelo.

 

alimentación perros

 

–          Podemos añadir a su dieta algún suplemento alimenticio, mejor bajo consejo veterinario.

 

–          También es básico mantener al perro bien hidratado, asegurándonos de que siempre tenga agua fresca y limpia para beber.

 

–          Para la higiene es recomendable el cepillado; dependiendo de la raza de nuestro perro será más adecuado hacerlo diariamente o unas cuantas veces por semana. Al cepillar al perro retiramos cantidad de pelo muerto, lo cual hace que la piel transpire mejor y que el pelo crezca más sano y fuerte.

 

–          En cuanto al baño, es una práctica de la que no debemos abusar. Es bueno dejar pasar un mínimo de tres semanas entre baños, y si es más tiempo mejor, especialmente si nuestro perro es de pelo duro. Debemos usar productos especiales para perro que sean adecuados para mantener el Ph de su piel dentro de los límites saludables. Es mejor realizar cepillados de forma habitual que bañar al perro; si detectamos mal olor podemos combatirlo con otros métodos, por ejemplo usando sprays. Aquí podéis ver algunos consejos para bañar a nuestro perro.

 

–          Es bueno leer bien las etiquetas de los productos que vamos a usar para nuestro perro; se recomiendan productos que contengan hidratantes naturales, como aloe vera, vitamina E o miel.

 

Ante cualquier duda o posible problema de salud se recomienda acudir al veterinario.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *