Cuidados del Bulldog francés

En los últimos años ha aumentado mucho la cantidad de familias que se han hecho con un Bulldog francés. Su inteligencia y simpatía han ayudado a esta popularización. También ha ayudado el hecho de ser una raza que se adapta bien a la vida en la ciudad. Para aquellos que estéis pensando en adquirir un Bulldog francés os dejamos aquí algunas indicaciones sobre su cuidado.

 

En primer lugar nos gustaría destacar la importancia de cuidar sus ojos y oídos. El Bulldog francés es propenso a las infecciones oculares; las infecciones pueden ocurrir por la acumulación de legañas en los párpados. Debemos retirarlas usando suero fisiológico y unas gasas para no dañar la zona. Si observamos que el perro tiene los ojos llorosos o legañas excesivas debemos acudir al veterinario.

 

Los Bulldogs franceses son también propensos a las infecciones en los oídos porque los tienen hacia fuera y es fácil que les entre suciedad y se quede ahí. La higiene de los oídos es muy importante para el Bulldog francés. Podemos limpiárselos usando un líquido especial para ello, o en caso de duda consultar con nuestro veterinario. Mucho cuidado con algodones u otros métodos invasivos que pueden dañarle.

 

bulldog frances

Cachorrito de bulldog francés con 50 dias

 

Otra parte en cuya higiene debemos poner cuidado es la piel; al tener esos característicos pliegues es posible que se les acumule suciedad o humedad que pueden causar la aparición de hongos. Atención a la zona de la cara, ya que una infección de hongos aquí puede pasar a los ojos, oídos o boca y causar problemas mayores. Se recomienda cepillar a nuestro Bulldog francés unas 2 o 3 veces por semana, a no ser que esté en época de cambio del pelo, en cuyo caso está bien hacerlo a diario. Lo ideal es cepillarlo unos 5 a 10 minutos, a contrapelo para eliminar bien pelo muerto y otros residuos, y que el pelaje les quede bien brillante.

 

bulldog frances

Bulldog frances jugando en el agua

Para limpiarle los dientes podemos utilizar un cepillo de dientes para perros. Cuanto antes empecemos a familiarizarles con su uso mejor lo aceptarán. También existen huesos o juguetes específicos para la limpieza dental. Si tenemos dudas podemos consultar a nuestro veterinario.

 

En cuanto al baño, normalmente basta con bañarlos cada 4 o 5 semanas; así su pelo y su piel se mantendrán en buenas condiciones. Se recomienda cepillarlo antes del baño. Es importante tener cuidado de que no les entre agua o jabón ni en los ojos ni en los oídos. También debemos aclararlo bien para no dejar restos de jabón en su piel.

 

Sacar a nuestro Bulldog francés de paseo es básico. Hará sus necesidades, algo de ejercicio y quizá también algo de vida social. No es una raza que necesite mucho ejercicio, así que con pasear de 10 a 20 minutos tendrá bastante. Al Bulldog francés le gusta tomar el sol y le viene bien, pero con moderación. Mucho cuidado durante los paseos con las temperaturas extremas, ya que los Bulldogs franceses no las toleran bien. Si les sacamos a la calle con mucho sol puede darles un golpe de calor.

 

Por último nos vamos a referir a la alimentación. Se recomienda dosificarle la comida a nuestro Bulldog francés para que coma 2 o 3 veces al día. Esto se debe a que es malo que coman mucha cantidad de una vez. Además el Bulldog francés tiene tendencia a engordar por lo que es muy importante darle un buen pienso que les aporte los nutrientes necesarios y lo justo de grasa. Un pienso adecuado de buena marca ayudará a mantener sano y feliz a nuestro Bulldog francés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *