Cortar las uñas a nuestro perro

 

Uno de los cuidados que puede necesitar nuestro perro es que le cortemos las uñas. Hay que decir que si el perro pasa tiempo fuera de casa, haciendo ejercicio y jugando, normalmente no necesitará que le cortemos las uñas, ya que estas se limarán de tanto roce con el suelo, no llegando a crecer mucho en ningún momento. En cambio si nuestro perro suele estar en casa y no hace demasiado ejercicio tendremos que estar más atentos ya que al no desgastar las uñas de manera natural, éstas crecerán y pueden incomodarle, por lo cual se las tendremos que cortar.

Puede ocurrir que no veamos claro cómo cortarle las uñas a nuestro perro por miedo a hacerle daño. En estos casos lo mejor será que acudamos a profesionales como nuestro veterinario o a una peluquería canina en la que también se lo podrán hacer.

Si tenemos miedo de herir al perro es porque en sus uñas hay una parte que es tejido vivo, concretamente vasos sanguíneos, y si le cortamos aquí sangrará. La parte en la que están los vasos sanguíneos es la más cercana a la piel, es decir, el nacimiento de la uña. A veces podemos distinguir esta parte a simple vista por ser un poco más oscura, pero esto depende del perro, ya que si tiene las uñas oscuras será más difícil precisar dónde empiezan éstas. Si nos decidimos a cortárselas nosotros mismos, debemos ver bien donde termina el vaso sanguíneo y cortar de 3 a 5 milímetros más arriba.

A la hora de realizar esta operación es muy importante no mostrarnos nerviosos con el perrito; no debemos forcejear con él pues le transmitiremos nervios, lo cual dificultará la tarea. Lo ideal es hacerlo con seguridad y decisión, con suavidad y firmeza. Podemos empezar de forma progresiva, tranquilamente para que no note que queremos hacerle algo, pues si es así se puede poner tenso y en guardia. Una idea es premiar al perro después de cortarle varias uñas, o incluso después de cada una. Esto puede ayudar a que esté tranquilo y se porte bien. Aunque también puede ocurrir que si el premio le gusta mucho se ponga muy nervioso y solo atienda a comer más. Tenemos que dejarle claro que el premio va después de que se porte bien y haga lo que nosotros queremos, en este caso dejarse cortar las uñas tranquilamente.

También es importante que utilicemos un cortaúñas especial para perros, de los que venden en tiendas para mascotas, ya que los que usamos para nosotros no sirven para perros.

Si se da el caso de que por accidente le cortamos al perrito más abajo de lo debido y comienza a sangrar no debemos asustarnos, sino mantener la calma y presionar la herida con una gasa. Lo ideal sería aplicar seguidamente unos polvos hemostáticos, que se usan para detener hemorragias; para este fin puede servirnos también la harina de maicena. Lo normal es que el perro deje de sangrar en 5 o 6 minutos.

Si la hemorragia no cesa o tenemos algún problema o duda debemos acudir de inmediato al veterinario.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *