Adopción de perros

Adoptar un perro puede ser una gran idea, ya que estamos proporcionando un hogar a un animal que lo necesita. Los perros que se ofrecen para adoptar han sido perros en su mayoría abandonados, algunos de ellos lo han pasado mal durante su vida y pueden incluso haber sido maltratados. Cuando un perro abandonado llega a un refugio para animales se le acoge, es revisado por un veterinario y se le proporciona un techo con la idea de que sea provisional y de que una persona o familia le adopte.

A día de hoy existen en España multitud de asociaciones protectoras de anitres niños con su beagle adoptadamales y perreras municipales esparcidas por todo el país que trabajan para encontrar un hogar a los animales. Transcurrido el plazo mínimo fijado por la ley de 10 días si el animal no está identificado o 19 días si lo está, y si no han sido reclamados por sus dueños, los animales pasan a la fase de adopción. En su mayoría son perros abandonados o perdidos, aunque también hay gatos así como otros animales. Además muchas de estas asociaciones tienen páginas web actualizadas en las que presentan a los animales de los que disponen con sus fotos, descripciones e historias, para facilitar así la adopción.

En esta guía queremos mostrar los pasos que podemos seguir para adoptar un perro, ver cuál sería el proceso, cuánto costaría más o menos, algunas ventajas e inconvenientes que podría haber y por último poner un breve ejemplo de adopción canina.

Adopción, acogida o apadrinamiento

La adopción consiste en acoger a un perro de forma permanente y haciéndonos responsables de él. Como veremos más adelante, al adoptar a un perro firmamos un documento en el que nos comprometemos a hacernos cargo de él, es decir, a ser su dueño.

dos perros en la perrera

Acogida de perros

Por otra parte está la opción de acoger a un perro; en caso de no querer quedarnos con el animal, no querer la responsabilidad que conlleva, creer que no estamos del todo preparados para hacernos cargo de él, no poder tenerle todo el tiempo por cualquier motivo, u otra circunstancia similar, podemos ofrecernos para cuidar al perrito en nuestro hogar temporalmente, sabiendo que en un momento dado habremos de devolverle al lugar en que esté acogido o que puede suceder que alguien quiera adoptarle, y por tanto deberemos separarnos de él.

Hay gente que elige esta opción y acoge perros temporalmente por ejemplo durante las vacaciones u otras temporadas en las que dispongan de más tiempo para dedicarle. También se puede hacer como prueba para ver si estamos capacitados para tener un animal, si nos gusta, si él está a gusto con nosotros y así decidirnos a adoptar. Puede que una vez que convivamos con un animal le cojamos gran cariño luego nos cueste mucho separarnos de él.

Apadrinamiento de animales

También existe la opción de apadrinar un perro, es decir, comprometernos a entregar una aportación económica para los gastos de un perro que continúa viviendo en su lugar de acogida. Las asociaciones y refugios para animales abandonados son entidades sin ánimo de lucro y que suelen mantenerse gracias a donativos y aportaciones de particulares. Al apadrinar un perro ayudamos a que tenga una mejor calidad de vida y a que no le falte lo imprescindible durante el tiempo que permanece en espera de un hogar.

dibujo adoptar da la felicidad

Para llevar a cabo cualquiera de estas modalidades podemos ponernos en contacto con asociaciones o fundaciones de amigos de los animales o también ir a la perrera o perreras que queramos, seguro que hay alguna cerca de casa. También hay multitud de webs en internet sobre adopción canina, hay muchas asociaciones que presentan a los perros de los que disponen y dan información detallada sobre cada uno. Muchas de estas asociaciones te envían al perro a casa si no puedes ir a buscarle.

¿Cómo puedo adoptar un perro?

Adoptar un perro debe ser una decisión meditada y madura ya que a partir de ese momento seremos responsables de él. El perro vivirá con nosotros, será nuestro mejor amigo y debemos hacernos cargo de él, darle cariño y una vida digna, así como responsabilizarnos de él. Por ello hay que pensarlo bien y una vez decidido elegir un perro adecuado a nosotros, a nuestro carácter, edad, tipo de vivienda, otros animales que tengamos y en general a nuestra situación.

El primer paso debe ser éste, buscar un perro que encaje bien con nuestro estilo de vida ya que una mala decisión puede llevar a situaciones indeseables como una mala convivencia o ante una situación insostenible tener que entregarlo a otra persona o a un refugio. No es bueno devolver a un perro que hemos adoptado y es inaceptable abandonarlo.

perro adoptado por una familia con niños

Así pues debemos tratar de obtener la mayor cantidad posible de datos antes de hacer efectiva la adopción, como prevención para estas situaciones; por ejemplo, puede no ser recomendable adoptar a un perro grande o a uno mediano con instinto de cazador para que viva en un piso ya que la adaptación puede ser difícil y nos podemos llevar más de un disgusto.
Existen una serie de requisitos para adoptar un perro. Pueden variar un poco según donde lo adoptemos, pero básicamente son:

 

  • Ser mayor de edad (presentar D.N.I.)
  • Un comprobante de domicilio, como por ejemplo una factura
  • Firmar un contrato de adopción, en el que se especifican unas condiciones: comprometerse a cuidar a la mascota y hacerse cargo de sus necesidades, hacerse responsable de ella, notificar posibles cambios a la asociación (pérdida o muerte) y también comprometerse a no abandonarlo si no es posible seguir teniéndolo; en este caso deberá ser devuelto a la asociación.

 

También es posible que la asociación solicite conocer el domicilio para ver en qué condiciones estará el animal; asimismo la asociación tiene derecho a negarse a entregar el perro si ve que el perro puede no estar bien. Esto es debido a que por desgracia hay gente que adopta un perro y luego apenas lo cuida o lo maltrata.

¿Cuánto vale adoptar un perro?

Al adoptar un perro debemos hacernos cargo de ciertos costes económicos. Es normal, ya que son muchos los gastos del mantenimiento de los animales y las protectoras necesitan de los donativos de la gente para seguir llevando a cabo su labor.

Hay que pagar por la revisión veterinaria y apertura de cartilla de vacunación, desparasitación tanto interna como externa, vacuna de la rabia si procede (unos 10 euros) y gastos del microchip a su nombre como nuevo propietario (sobre 15 euros), que es obligatorio ponerle, a no ser que el perro ya tuviera.

Estos precios son aproximados y van a depender de donde se adopte el perro. Algunas asociaciones cobran una cantidad (normalmente entre 50 y 100 euros) en concepto de donativo. Si nos gusta el trabajo que hacen y está dentro de nuestras posibilidades podemos darles más dinero que vendrá muy bien para el resto de animales.

dos cachorros marrones recién adoptados

Si el perro es adulto hay que esterilizarle; en algunos centros como el Centro de Protección de Animales (CPA) de la Comunidad de Madrid o en la Asociación Nacional de Amigos de los Animales (ANAA), se hacen cargo de los gastos de esterilización. A esto debemos sumar gastos de transporte en caso de que el perro adoptado nos lo envíen desde otra ciudad.

El coste total va a depender de si hemos adoptado a un cachorro o un perro adulto, si lo recogemos o nos lo envían y si pagamos la esterilización. El precio total puede oscilar entre los 80 y los 180 euros. Si la protectora pide ingreso en cuenta se aconseja hacerlo en una sola cuenta.

Consejos a la hora de adoptar

Antes de concluir nos gustaría hacer algunas puntualizaciones relacionadas con la adopción de un perro. Debemos tener presente en todo momento que un perro es un ser vivo y que como tal tiene una historia detrás. Puede ocurrir que el perro tenga algún trauma y que al cambiar tan bruscamente de contexto desde su refugio a su nueva casa se sienta estresado o actúe de forma extraña durante algún tiempo.

Habrá casos en que el perro se adapte fácilmente a convivir con nosotros, pero en otros casos puede costar más trabajo que el perro se inserte en nuestra “manada”. Por ello es muy necesario intentar elegir bien, llevarnos un perro que creamos que va a encajar bien con nuestro estilo de vida. Para ello contamos también con la ayuda de la asociación que visitará nuestra casa para ver si las condiciones son buenas para el perro. Es un tema delicado, pero tratando de elegir bien y con la mayor información posible podemos prevenir ciertos problemas que puede tener el perro o nosotros como su nueva familia, que rápidamente le coge cariño. Si tenemos niños debemos poner más atención aún y escoger un perro que se lleve bien con ellos.

niña con un perro negro

La esterilización de los perros adoptados es obligatoria como medida de prevención del abandono, a la vez que mejora la calidad de vida del animal y le previene de problemas de salud.
Es importante estar preparados para la adopción, saber lo que conlleva, lo que queremos del animal y lo que podemos ofrecerle. Sentir lástima no es una garantía de que vayamos a criar bien al perro ni de que todo vaya a salir bien. Hay que tener en cuenta que el perro normalmente ha sido abandonado y necesitará que tengamos paciencia con él ya que en un principio puede mostrarse temeroso.

Si nuestras condiciones son adecuadas, adoptar un perro es muy buena opción para tener una mascota, ya que vamos a proporcionar un hogar a un animal que necesita un techo, unos cuidados y un cariño. A cambio tendremos un fiel amigo de por vida y la satisfacción de hacer algo bueno por los animales y por la sociedad.

 

Artículos populares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *